HERRAMIENTAS

 
 

La primera herramienta, de las utilizadas actualmente en encuadernación artesanal, posiblemente fuera el telar. El telar, que apareció a mitad de la Edad Media, produjo un cambio importante en la forma de encuadernar los libros. Hasta este momento simplemente se cosían las hojas, sueltas o formando pequeños cuadernillos, con una aguja, y se forraban, generalmente, con piel.

De todas las herramientas utilizadas actualmente, se puede afirmar que casi ninguna es totalmente imprescindible para el aficionado, ya que se pueden suplir por otras no específicas para encuadernación o fabricadas artesanalmente por uno mismo. El aficionado puede construirse, en su casa o taller, cualquiera de las  herramientas (más o menos rudimentarias, según su habilidad y medios materiales) excepto, quizá, una guillotina (aunque si puede hacerse un “ingenio”).

Presentaremos en estas páginas herramientas y útiles construidos artesanalmente, y también, las comerciales que consideremos de mayor utilidad para el aficionado, ya sean máquinas o pequeñas herramientas de mano.