Alejandro Allanegui
Cerámica papirofléxica

Exposición en San Lorenzo del Escorial. Rosas de Kawasaki. Teselación al trasluz.

 

En septiembre de 1993, con motivo de la celebración en Zaragoza de la 1ª Convención internacional de papiroflexia de la AEP,  vinieron a España, entre otros ilustres papiroflectas, los japoneses:  Kunihiko Kasahara, Kyoko Takao y Fumio Inove y estuvieron unos días invitados en casa de Don Felix Gimeno.  Fumio Inove, que además de papiroflecta es ceramista, le regaló a la familia un pájaro aleteador hecho con papel cerámico.  Se realizaron algunas prácticas de plegado con  este tipo de papel, que no pudieron completarse por no disponer de un horno adecuado. 

A su vuelta a Japón enviaron a Juan Gimeno un paquete con algunos cuadrados del citado papel cerámico.  

Pasados algunos años, Juan me regaló el pájaro (algo maltrecho como consecuencia de una mudanza) y el papel, cosas que todavía conservo. 

          Desde entonces me rondaba por la cabeza abordar esta disciplina, lo que no pude realizar (por falta de tiempo, material y un horno que alcanzara los 1300º C.) hasta mi prejubilación. 

          En el taller de cerámica que, en la Casa de Cultura de San Lorenzo del Escorial, dirige la gran ceramista y excelente amiga Mercedes Benito, pude disponer del horno adecuado y disfrutar de la gran experiencia, paciencia y dotes pedagógicas de Mercedes. Desde estas líneas le agradezco su ayuda. 

          Dediqué un curso entero a hacer pruebas hasta que, tras muchos fracasos y consultas, logré un material que  permitía su  plegado. Llegué a plegar hasta una rosa de Kawasaki  intermedia. 

          El referido material estaba compuesto por porcelana en polvo y pulpa de abacá o cáñamo de Manila (muxa Textiles). El proceso de preparación era el siguiente: amasado y prensado de la pasta hasta lograr un espesor próximo a 1mm., recubrimiento por ambas caras con papel japonés (Model span de 12 grs.) adherido con cola plástica de encuadernación, secado a temperatura ambiente, mojado y plegado, secado de nuevo por aire y cocido a 1280 º C. 

          En el curso siguiente, cuando estaba tratando de mejorar el proceso, encontré, en una revista de cerámica, una referencia a un producto llamado Keraflex, que se vendía, listo para plegar, en  Suministros Marphil de Madrid, y que ofrecía las siguientes ventajas: se eliminaba el proceso de preparación, era mas fino (0,5mm. o 1mm.), ofrecía mejor terminación y se obtenían  piezas traslúcidas.

          Quizá es que me gustan estos pequeños retos, y esto sea el motivo por el que, tras algunos buenos resultados, abandoné la actividad. Ojala que mi experiencia le pueda servir a alguien. 

Alejandro

 

Nota: La pulpa de abacá se puede comprar en http://www.mmp-capellades.net/ o en http://www.paperlan.com/

Caras de Juan Pedro Rubio

Arquitectura papirofléxica (Alejandro)

Encuadernación (Alejandro) Vasijas destilatorias
(Mercedes Bueno)