SANTA MARÍA DE IGUÁCEL. PINTURAS GÓTICAS. VIRGEN DE LA LECHE.

La Virgen está sentada en un florido jardín con vestido rojo y manto azul. Sostiene sobre su rodilla derecha al Niño, al que mira con maternal ternura mientras lo amamanta.

Como en otras representaciones de la Virgen de la Leche en el gótico internacional, el fondo de la escena es una cortina sostenida por dos ángeles.